Sígueme

La casa de los espíritus

jueves, 11 de enero de 2018

Título: La casa de los espíritus
Autora: Isabel Allende
Editorial: Austral
Páginas: 480
Precio: 8,95 €
Sinopsis: Con La casa de los espíritus comienza el empeño de Isabel Allende por rescatar la memoria del pasado, mediante la historia de tres generaciones de chilenos desde comienzos del siglo XX hasta la década de los setenta. El eje de la saga lo constituye Esteban Trueba, un humilde minero que logra prosperar a base de tenacidad y se convierte en uno de los más poderosos terratenientes. Tras su matrimonio frustrado con Rosa, que muere envenenada por error, se casa con otra hermana, Clara, incompetente para las cosas de orden doméstico pero dotada de una extraña clarividencia: es capaz de interpretar los sueños y de predecir el futuro con sorprendente exactitud. La brutalidad de Esteban, hombre injurioso y de mal carácter, irá minando un matrimonio difícilmente conciliable y los conflictos se extenderán también a sus hijos y nietos. 

SOBRE LA AUTORA

Isabel Allende, periodista de profesión, tuvo durante 15 años una columna humorística en su país, Chile, y más tarde en Venezuela, donde residió después del Golpe Militar de Chile en 1973. Actualmente, reside en Estados Unidos y ha realizado programas de televisión y escrito crónicas periodísticas que han abarcado diversidad de temas, obras de teatro y cuentos infantiles. Hoy en días, es sin duda la novelista latinoamericana más leída del mundo. Algunos de sus libros, traducidos a más de 25 lenguas, encabezan la lista de best-sellers en varios países de Europa y América. 

OPINIÓN PERSONAL

El 2017 lo empecé con la lectura de uno de mis autores favoritos: Carlos Ruiz Zafón. Tras leer a comienzos del año El laberinto de los espíritus, pensaba que en lo que restaba del año no me volvería a topar con otro libro tan maravilloso como el que leí en esos primeros meses del año. Gracias a él, volví a esa Barcelona de Daniel Sempere que no pisaba desde hacía muchos años. Sin embargo, el año comenzó igual que acabó; con un grandísimo libro: La casa de los espíritus de Isabel Allende. Éste llegó a mí por recomendación. Una amiga lo leyó y, sin darme prácticamente opción, me puso el libro en las manos a finales de noviembre. "Léetelo. Es una maravilla", me dijo. Como casi siempre, no se equivocaba. 

La casa de los espíritus cuenta la historia de la familia Trueba, que tiene su comienzo en la familia Del Valle, durante cuatro generaciones que, a medida que avanzan las páginas, cada generación se releva a la hora de narrar la historia. Cada una de esas cuatro generaciones está representada por una mujer de la familia: Nívea, Clara, Blanca y Alba; protagonistas indiscutibles de la obra. 

Isabel Allende crea una historia en la que abarca multitud de temas tales como el amor, el desamor, la muerte, la política, las clases sociales y el mundo sobrenatural. Con todos estos temas parece mentira que a medida que avanzan las páginas cada uno de estos temas encajen como piezas de puzzle sin que en ningún momento resulte pesado, falso e incluso fuera de lugar. Todo tiene sentido y su relación y todo forma parte de esta maravillosa historia que tiene como trasfondo la historia de Chile del siglo XX. 

Isabel Allende retratada.
La autora chilena vuelve a rescatar el realismo mágico que tanto caracteriza a Gabriel García Márquez en Cien años de Soledad. De hecho, nada más empezar La casa de los espíritus uno no puede evitar encontrar similitudes con la obra que le dio el premio Nobel al escritor colombiano. Sin embargo, a medida que avanza la historia y ésta cobra su propio peso, estas comparaciones desaparecen y es entonces cuando uno descubre que se encuentra ante una gran obra de arte de la literatura latinoamericana. 

En primer lugar he de decir que un gran punto fuerte de la historia son los personajes. Éstos están bien definidos tanto en sus virtudes como en sus defectos; el lector es capaz de conocer 100% la personalidad de cada uno de ellos sin ningún problema. Sin embargo, no puedo hacer esta reseña sin mencionar la importancia de las protagonistas que mencioné antreiormente. Allende las describe como mujeres humanas, carismáticas, fascinantes, fuertes y, cada una de ellas, con una característica: la clarividencia y la madurez de Clara, el amor de Blanca, la fuerza y valentía de Alba, la sensatez de Nívea, la humildad de Férula, la entrega de Amanda... Cada una de ellas es capaz de destacar en una época machista en la que. en la medida de sus posibilidades, cada una se convierte en la dueña de su carácter y su vida. De hecho, es interesante ver el desarrollo del papel de la mujer así como del resto de las clases sociales a lo largo de la historia. 

Representación de Clara.
De cualquier manera, tampoco puedo dejar de lado a los hombres. Éstos acompañan, complementan y llenan el resto de la historia, creando así una historia completa con una gran diversidad de personalidades. Al igual que con las mujeres, en éstos destacan el autoritarismo y la violencia de Esteban Trueba, la rebeldía y las ideologías revolucionarias (para esos tiempos) de Miguel y Pedro Tercero García así como la ternura de Jaime y la fantasía de Nicolás. 

Cada uno de estos personajes están ubicados en una época y un ambiente político característico que hace que cada uno tenga un carácter concreto. A lo largo de cuatro generaciones y de todas las vicisitudes que les rodean, Allende refleja la problemática social y política que atravesó Chile en el siglo XX como consecuencia de la ambición del poder y de los grupos políticos que provocaron la muerte de miles de inocentes y el derramamiento de sangre de los mismos. Aun así, hasta que llega este momento trágico, cada época previa tiene su porqué y sus entresijos, cada momento previo durante casi cien años define a cada personaje.

11 de septiembre de 1973. Imagen de la guerrilla en el Golpe de Estado en Chile. 
En cuanto al estilo que usa Allende, he de decir que es maravilloso. Se trata de un libro que se lee fácilmente pero que invita a masticar cada una de las palabras. Al principio, puede impactar un poco ya que llama la atención la poca presencia de diálogos y, a pesar de que se puede llegar a hacer pesado con tanta narración, ocurre todo lo contrario: cada palabra, cada frase, cada signo de puntuación tiene su importancia. La historia atrapa al lector y hace partícipe al mismo de cada uno de los momentos. Tal es la manera que me llegó a enganchar que un día estuve leyendo más de 5 horas y, cuando me quise dar cuenta, había anochecido.  

En definitiva, he de decir que me ha gustado tanto esta obra que, por una parte, me entran ganas de leer otro libro de Isabel Allende. Pero al contrario, he disfrutado tanto con La casa de los espíritus que me da respeto leer otra historia de la autora por miedo a decepcionarme. Además, he de decir que recientemente he encontrado que hay una película sobre el libro protagonizada por Meryl Streep, Jeremy Irons, Winona Ryder y Antonio Banderas, aunque por ahora, no creo que decida verla. Es demasiado especial la historia que esta obra de Allende ha creado en mi cabeza como para transformarla o alterarla lo más mínimo. 

P. D.: Por si no ha quedado claro, recomiendo el libro. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario