La verdad sobre el caso Harry Quebert

viernes, 7 de abril de 2017

Título: La verdad sobre el caso Harry Quebert
Autor: Joël Dicker
Editorial: Alfaguara
Páginas: 672
Precio: 12,30 €
Sinopsis: Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en este thriller incomparable cuya experiencia de lectura escapa a cualquier tentativa de descripción. Intentémoslo: una gran novela policíaca y romántica a tres tiempos -1975, 1998 y 2008- acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire. En 2008, Marcus Goldman un joven escritor, visita a su mentor -Harry Quebert, autor de una aclamada novela-, y descubre que éste tuvo una relación secreta con Nola Kellergan. Poco después, Harry es arrastrado y acusado de asesinato, al encontrarse el cadáver de Nola enterrado en su jardín. Marcus comienza a investigar y a escribir un libro sobre el caso. Mientras intenta demostrar la inocencia de Harry, una trama de secretos sale a la luzz. La verdad solo llega al final de un largo, intrincado y apasionante recorrido. 

SOBRE EL AUTOR

Joël Dicker nació en Suiza en 1985. Su primera novela, Los últimos días de nuestros padres, está basada en la desconocida historia de una unidad de inteligencia británica encargada de entrenar a la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial y resultó ganadora en 2010 del Premio de los Escritores Ginebrinos. Su segunda novela, La verdad sobre el caso Harry Quebert, descrita como un cruce de Larsoon, Nabokov y Philip Roth, ha recibido el favor del público y de la crítica más exigente. Además, ha sido galardonada con el Premio San Clemente, el Premio Goncourt, des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa y el Premio Lire a la mejor novela en la lengua francesa. Su traducción a treinta y tres idiomas la confirma como un fenómeno literario global. 

Hace unos meses, Dicker volvió al mercado de los libros con la segunda parte de Marcus Goldman, El libro de los Baltimore. Como en sus novelas anteriores, el escritor suizo ha logrado conquistar a todo tipo de públicos y se ha convertido en uno de los escritores más aclamados del momento. 



OPINIÓN PERSONAL

                                            - El primer capítulo, Marcus, es esencial. Si a los lectores no les gusta,
                                              no leerán el resto del libro. ¿Cómo tiene pensado empezar el suyo?
                                             - No lo sé, Harry. ¿Cree usted que algún día lo conseguiré?
                                             - ¿El qué?
                                             - Escribir un libro.
                                             - Estoy convencido de ello. 


La verdad sobre el caso Harry Quebert es uno de esos libros que recuerdan al lector por qué, en un primer momento, decidió hacer de la lectura un hobbie. Creo que esta historia se ha convertido en una de las mejores novelas que he leído. Porque ¿alguna vez habéis leído un libro que desde la primera página os haya enganchado? Pues eso mismo fue lo que me ocurrió. La primera página, previa al prólogo, titulada "El día de la desaparición" consigue con tan solo 15 líneas atrapar al lector y no dejarle escapar hasta que sus ojos leen "Fin".

La historia gira en torno a Marcus Goldman, un escritor de éxito cuya primera novela ha conseguido colarse en el primer puesto de todas las listas de ventas. Su primera historia ha conseguido consagrarlo como uno de los mejores autores de su época. Sin embargo, no todo es éxito ya que al comienzo de su segunda novela un mal se posa sobre él: el síndrome de la página en blanco. Goldman es incapaz de escribir una frase con sentido, por lo que decide acudir a un antiguo profesor y amigo de universidad: Harry Quebert. Sin embargo, a su antiguo compañero no le va tan bien en la vida como Marcus pensaba ya que, poco tiempo antes del encuentro entre ambos, en el jardín del aclamado escritor y profesor aparece el cuerpo sin vida de Nola Kellergan, una chica que desapareció en 1975. ¿El principal sospechoso? Harry Quebert. Éste defiende constantemente su inocencia y Marcus lleva a cabo una investigación sobre el pasado de Harry para esclarecer su inocencia y para poder escribir la novela que tanto tiempo lleva esperando. Sin embargo, Marcus descubre que Harry tiene mucho que ocultar. 



La historia está dividida en tres épocas: 1975, 1998 y 2008. En la primera se conoce un poco cómo vive Harry Quebert en Aurora, New Hampshire, y cómo es su vida como escritor y profesor. Un tiempo más tarde, 23 años después, Dicker se encarga de introducir en nuestra historia y en la vida de Harry a Nola Kellergan, una joven misteriosa que se cruza una mañana con Harry en una playa y que cambiará la vida de éste para siempre. Mientras tanto, en esta época Marcus aparece por primera vez y se muestra cómo es la relación entre profesor y alumno. Finalmente, en 2008 es Marcus el encargado de contar cómo se va desarrollando el caso de Harry Quebert. 

Aunque dicho así parezca un poco complicado, las tres partes están muy bien hiladas y no confunden al lector en ningún momento. De hecho, es este cambio de época lo que hace que uno se vaya enganchando a medida que va pasando las páginas. Algo que me gustaría destacar en este punto es la dinámica de cada una de las partes. En alguna ocasión, con otras novelas también separadas por épocas, es normal preferir una parte antes que otra (al menos es lo que me ocurre a mí). Sin embargo, Dicker utiliza estas tres piezas del puzzle de manera tan brillante que ninguna parte es mejor que la otra; el lector pasa del pasado al presente rápidamente pero sin echar de menos la anterior.

En cuanto a los personajes, Nola nunca termina de caer bien aunque en cierto momento su comportamiento tiene una explicación por lo que se justificarían algunas de las actitudes. Sin embargo, guste más o menos, es innegable que tanto su papel en la historia como el de toda su familia da mucho juego. Por otro lado, Marcus y Harry agradan y desagradan a la vez lo que puede que haga a éstos seres más humanos y más cercanos a la realidad. Por supuesto que hay muchos más personajes, pero considero que hablar de ellos sería desvelar algún que otro 'spoiler' ya que poco a poco Joël Dicker introduce a cada uno con una finalidad y un papel determinado. Aun así, no puedo acabar este punto sin mencionar a la madre de Marcus. Se trata de un personaje absurdo, muy parodiado e insoportable que, aunque aparezca esporádicamente, consigue aportar el punto cómico que le falta a una novela oscura.  




A pesar de todo esto, he de decir que no todo es tan perfecto y aquí viene mi punto negativo: la relación entre Nola y Harry. Desde mi punto de vista, se trata de una pareja muy apasionada, pastosa, poco creíble, enfermiza e infantil. Es el típico enamoramiento romántico empedernido que hace sumisos a dos personajes que podrían haber sido muy grandes. Uno se espera que a medida que pasan las páginas la relación se afiance y sea más madura, algo que no sucede en ningún momento. 

El final es un torbellino, tanta ida y venida en cuanto a "sospecho de este", "vale, no, este es el asesino" o "espera que a lo mejor va a ser este" puede ser un poco abrumador y en algunas ocasiones hasta rizar demasiado el rizo pero tengo que confesar que esto a mí me gustó. Además, todos los sinsentidos que van surgiendo a lo largo de la novela, finalmente, cobran sentido. Sinceramente, me ha gustado mucho cómo Dicker sabe jugar con la baza de engañar al lector con detalles insignificantes que al final juegan un papel destacado. 




Por último, no puedo acabar esta entrada sin resaltar el estilo de Joël Dicker que de alguna manera creo que en algunas ocasiones parecía haberse reencarnado en Alfred Hitchcok a la hora de contar la historia. A medida que uno leyendo La verdad sobre el caso Harry Quebert se da cuenta de que Dicker convierte al lector en un niño de 6 años que juega con las 'matrioskas' ya que poco a poco, capa por capa, consigue, a través de varios espacios temporales, llegar al núcleo de la historia y que todo encaje y tenga sentido. La facilidad de éste para manipular al lector introduciendo constantemente giros narrativos y sorpresas hace de él un gran novelista y contador de historias. 

En definitiva, La verdad sobre el caso Harry Quebert es una lectura rápida, divertida e interesante con un gran dominio del ritmo por parte de Dicker y con gran facilidad para introducir al lector en la historia al cien por cien. Buen ritmo, giros argumentales, sorpresas e intriga hacen de este libro un gran compañero con el que pasar una temporada y no decepcionar a todo aquel que haya decidido poner el libro entre sus manos. 



Andrea.

2 comentarios :

  1. Hola!
    No conocía este libro pero tampoco me ha llamado especialmente la atención jeje. No conocía tu blog y lo he seguido, ¿me seguirías devuelta?.
    ¡Un abrazo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que nos seguimos! Una pena porque es un grandísimo libro y mantiene la tensión desde el principio hasta el final pero bueno al menos ya lo conoces jeje
      Saludos!

      Eliminar